Se presentó en Salta el libro sobre economía feminista

A sala repleta, la economista Mercedes D´Alessandro invitó a reflexionar sobre la economía tomando como eje central la reorganización de las tareas domésticas y de cuidados.

Invitada por la Fundación Contemporánea, la economista Mercedes D´Alessandro presentó el pasado martes 23 de octubre su libro “Economía feminista: cómo construir una sociedad igualitaria (sin perder el glamour)”. Más de cincuenta personas colmaron la sala Walter Adet de la Biblioteca Provincial para escucharla y dialogar con ella.

En una entrevista con la periodista Itatí Carrique, la economista hizo un recorrido histórico sobre la participación de las mujeres en la profesión desde la década del ‘70 hasta la actualidad; al respecto sostuvo que “sobre 160 ministros de economía que tuvo la Argentina sólo 16 fueron mujeres y, además, algunas se repitieron.

 En relación a la inserción de las mujeres en el mercado laboral, Mercedes afirmó que: “efectivamente su inserción en la economía cambió radicalmente pero no así las condiciones en las que ellas participan; porque en mayor o menor medida se sigue manteniendo el modelo tradicional de familia en el que el hombre es el macho proveedor y la mujer es la que se queda al cuidado de l@s hij@s”.

En otros momentos de su alocución, la doctora en economía habló sobre el “techo de cristal”, un fenómeno que se refiere a la imposibilidad que las mujeres accedan a lugares jerárquicos y a puestos de liderazgo. Y profundizó ese concepto haciendo referencia a las “paredes de cristal”, que son aquellas barreras y prejuicios propios que encasillan a las mujeres, les impiden moverse horizontalmente y desarrollar determinadas tareas.

En el marco del análisis de la participación de las mujeres en política, hizo referencia a la conformación de la cúpula del gobierno nacional y afirmó: Hoy en Argentina, las mujeres representan menos del 8 por ciento de los miembros del gabinete de ministros de Mauricio Macri. En los gobiernos provinciales ni hablar. Hay solamente cinco gobernadoras mujeres.”

 Sobre el libro

La autora aborda la problemática de género en el marco de las desigualdades económicas, muestra cómo la reorganización de las tareas domésticas y de los cuidados es una cuestión existencial a la hora de distribuir las responsabilidades entre los géneros y además, describe las múltiples situaciones de sobreexplotación, insatisfacción e infelicidad de la mujer trabajadora, profesional o ejecutiva de hoy que se ve presionada a alejarse del hogar y la familia y esto muchas veces lleva al “empobrecimiento de su vida cotidiana”.

“Las mujeres han sido entrenadas durante siglos en las delicadas artes del cuidado del hogar y de otras personas, y todavía sienten eso como un mandato de su naturaleza, un atributo de la feminidad. Yo me quedo en casa porque amo a mis hijos”, dice la autora y se pregunta: “¿Es que irse del hogar significa desamor? ¿Por qué nunca está en juego que quien se quede en la casa sea el padre?”.