Mama Killa

Mama Killa en quechua significa Mamá Luna y este nombre pretende honrar la sabiduría de esta tierra y de los ciclos vitales femeninos. El proceso de la gestación y la maternidad es un momento de mucha movilización y de profundos cambios tanto a nivel físico, emocional y social.

El embarazo y maternidad adolescentes se presenta como una crisis que se sobre impone a la crisis de la adolescencia. La maternidad a edades tan tempranas interrumpe el desarrollo propio de este momento vital, tanto en el aspecto educativo como en las tareas propias de esta etapa de la vida: socialización, búsqueda de identidad, de un proyecto de vida y la gradual autonomía de sus figuras parentales.

En Argentina, según el informe de UNICEF 2017, nacen anualmente entre 2800 y 3200 niñ@s de madres menores de 15 años. El 95% de las chicas de 14 años que no son madres asiste a un establecimiento educativo, en tanto, sólo el 66% de las que sí lo son permanece en la escuela.

Transitar este proceso con otras mujeres que atraviesan situaciones similares y la posibilidad de contar con herramientas que las empodere, oriente y acompañe; reportará en profundos beneficios para llevar de la mejor manera esta experiencia única y particular que es la maternidad en cada una de estas mujeres, en sus hij@s, sus acompañantes y por lo tanto en la sociedad como un todo.

Destinatarias

Este programa está destinado a mujeres adolescentes embarazadas, puérperas y madres de niñ@s pequeñ@s. Entre 13 y 20 años.

Objetivos

  • Prevenir el embarazo adolescente.
  • Acompañar integralmente a la gestante adolescente.
  • Construir, fortalecer y fomentar el Proyecto de Vida de la adolescente gestante y/o madre.

Ejes de Trabajo

  • Volver al cuerpo para centrar y sensibilizar. Habitar el cuerpo en transformación: qué pasa durante la gestación, qué le pasa a ese cuerpo al servicio del bebé (lactancia, poco sueño etc.), cómo nos conectamos con nuestras sensaciones, emociones, etc. Recursos: yoga, meditación, expresión corporal, danza terapia, etc.
  • Trabajo vivencial. Un espacio de encuentro con un@ y con otr@s. Una instancia cuidada de aprendizaje. Podemos mirar-nos en acción. Incorporar estas herramientas a la vida propia, para luego volcarla en la experiencia de crianza. Recursos: juegos, experiencias (grupal e individual).
  • Rueda de aprendizaje. Instalar un grupo de apoyo de mujeres en red. Volver a la idea de COMUNIDAD (COMÚN-UNIDAD). Sororidad como eje de la experiencia común: la mirada del otr@ me suma, me complementa, me apoya.