Mujeres de sectores vulnerables buscan empoderarse

Participaron de un programa de capacitación durante cuatro meses; hoy buscan incursionar en microemprendimientos.

Publicado el 17-03-2015 – El Tribuno

Fuertes, independientes, empoderadas. Durante cuatro meses 90 mujeres de distintos barrios de la zona norte, este y sudeste de la ciudad se capacitaron en economía social y le dieron forma a microemprendiemientos al redescubrirse y explorar sus talentos en el marco del programa de capacitación Juana Azurduy, coordinado por Pamela Ares.
Movilizándolas a llevar adelante sus proyectos para obtener ingresos propios, hoy buscan financiamiento para ayudarlas a concretar su sueño.

 

Ayer en el salón B del Centro de Convenciones en el Grand Bourg, ellas recibieron un certificado por su participación en los talleres dictados por las especialistas Alfonsina Morales, Fedra Aimeta y Sinara Arancibia. Emocionadas, algunas compartieron con El Tribuno sus experiencias durante los cuatro meses que duró la capacitación, que fueron dictados en los centros vecinales de los barrios 20 de Junio y Santa Cecilia y en el comedor María Auxiliadora del barrio Unión.

 

Michela Vizgarra, de 36 años, esperaba sentada el momento en que digan su nombre por el micrófono. Ella vive en el barrio Santa Cecilia y participó del programa de manera muy activa. “La capacitación me pareció muy interesante. Aprendí sobre mujeres que cambiaron la historia y sus vidas, eso me motivó”, contó. Ella, tras compartir su experiencia con sus vecinas y amigas, logró poner en marcha un microemprendimiento basado en manualidades. “Aprendí de economía y temas relacionados a la venta. Antes no sabía cómo exponer ni vender mi trabajo, ahora me puedo insertar en el mercado laboral”, explicó emocionada.

 

Un poco tímida pero muy atenta a lo que sucedía a su alrededor estaba Nora Coppa, de 27 años y que vive con su familia en el barrio 20 de Junio. Se enteró de la capacitación mientras hacía las compras a pocas cuadras de su casa y, durante los talleres en los que aprendió a valorarse como mujer, descubrió su talento creativo. “Para mi fue una gran experiencia, estoy feliz de haber podido participar de este programa”, contó a El Tribuno asegurando que espera poner en marcha muy pronto su propio negocio.

 

Durante los talleres que buscaban generar un empoderamiento en las participantes se lograron detectar muchas situaciones de violencia que marcaron la vida de las asistentes. “Mientras trabajábamos descubrimos que el 80% de las mujeres sufrió alguna vez violencia y conoce a alguien de su entorno que también la padeció”, explicó la licenciada Pamela Ares a este diario. La especialista también admitió que durante los talleres muchas reconocieron que la violencia que más sufrieron es la social. “Sentirse menos por decir el lugar en el que viven, el barrio, la zona y su nivel educativo fue una de las cosas que expresaron con mayor fuerza”, añadió Pamela. Con todas las problemáticas evidenciadas piensa seguir trabajando fortaleciendo esos puntos.


Las promesas

Durante su discurso, Pamela Ares explicó que los resultados del programa de capacitación fueron mucho más de lo que ella y los organismos gubernamentales, que becaron a las 90 mujeres, esperaban. “Ante los buenos augurios vamos a seguir adelante con este proyecto. Ahora vamos a ir a la zona oeste y sur de la ciudad”, anunció. Muchas de las participantes ya se anotaron como voluntarias porque creen fielmente que una mujer empoderada es una mujer que va a combatir la violencia. Como recuerdo las mujeres se llevaron un libro con las biografías de mujeres inspiradoras, que desde su lugar lograron generar muchos cambios.