Conti: “La creación de un Banco de Leche Humana no es un tema de costos, sino de voluntad”

La Dra. Roxana Conti es pediatra de la Maternidad Sardá, integrante de la subcomisión de Lactancia Materna de la Sociedad de Pediatría y madre por dos. O por más. 

Es que a ella, su propia experiencia la impulsó a concientizar al respecto de la importancia de la lactancia materna y, luego, a llevar adelante la loable tarea que realiza en el Banco de Leche Humana que funciona en la Maternidad Ramón Sardá, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde el año 2009.

Ella vislumbró su camino en 1.995 cuando nació su primera hija. En el año 2000 ya era mamá de dos y estaba realizando su residencia en pediatría.

“A partir de mi propia experiencia que fue muy exitosa empecé con un consultorio de lactancia, luego me especialicé en neonatología y fui tomando varios caminos que me trajeron hasta acá”, cuenta en referencia a la enorme tarea de ser la médica responsable de 1 de los 5 Bancos de Leche Humana que existen en Argentina y que, en el caso de la Maternidad Ramón Sardá, depende del equipo de Nutrición.

Sobre el escenario ideal, sobre todo para una provincia como Salta en donde los avances para la creación de un espacio de este tipo parecieran ir un poco lentos, Conti considera que los salteños tenemos buen cimiento para construir la pirámide, considerando que en la cúspide debe ubicarse el Banco.

“El mejor escenario para un lugar de esta naturaleza es una maternidad, es decir, un lugar en donde se atiendan mamás y bebés, un hospital de buena complejidad en donde el personal debe capacitarse en lactancia. Además deben existir lugares a los que nosotros llamamos Centros de Lactancia en donde las madres puedan hacerse la extracción de leche y hasta se puede trabajar con centros periféricos de recolección, esos pueden ser Centros de Salud que recepcionen la leche en condiciones y la mantengan hasta enviarla al Banco para pasteurizar, utilizar y volver a distribuir hacia afuera”, explica la médica.

Claro que la pregunta inmediata es cuáles son las condiciones óptimas para conservar la leche humana en buen estado hasta pasteurizarla y la respuesta es simple: hay que mantenerla congelada. De hecho es tan simple el asunto que “sólo se necesita una heladerita que conserve la temperatura adecuada hasta que la leche llegue al Banco”.

Importante es saber que para la Sardá los principales beneficiarios de la leche, según señala Conti, son los bebés prematuros internados en la Unidad de Neonatología porque, aunque todos los niños se ven enormemente beneficiados en su alimentación con la leche humana materna, los nacidos antes de término están en un momento muy vulnerable de su desarrollo.

Consultada al respecto por la Fundación Contemporánea sobre si esta iniciativa es factible, aseguró Conti: “Ustedes, los salteños, cuentan con todo lo necesario. El Centro de Lactancia para la extracción de leche ya está disponible en el Hospital Público Materno Infantil que yo misma recorrí. El Banco no tiene que ser demasiado grande, la pasteurizadora sería el único gasto importante aunque en verdad esto no es un tema de costos, sino de voluntad de querer llevarlo adelante”.